La primera parte de una serie en dos partes  [Read this article in English.]

Esta primavera pasada, durante una manifestación por la reforma migratoria, Gary Simpson, el presidente de concejo de Norristown dijo que "sabemos que es importante que ustedes puedan quedarse con sus familias y es importante que se puedan levantar por las mañana y que puedan besar a sus hijos antes de que salgan para la escuela."

Simpson le habló a miembros de la creciente comunidad inmigrante de Norristown. Los Hispanos, quienes vienen a éste pueblo atraidos por los alquileres bajos y por su proximidad a trabajos en comunidades adineradas cercanas, ahora representan el 30 por ciento de la población de Norristown. Los inmigrantes vienen principalmente de México, y se los aplaude por haber abierto tiendas y restaurantes en áreas de Norristown que llevaban mucho tiempo deprimidas.

Mientras que los oficiales dan la bienvenida a Norristown, en los últimos años, la colaboración cercana entre el departamento de policía con la agencia de inmigración federal ha causado que varios residentes sean deportados.

Una investigación de un año de WHYY encontró evidencia de que miembros de la policía violaron los derechos de inmigrantes y colaboraron con agentes federales de una forma que la ley no autoriza.

Una mujer que vive en Norristown nos mostro que su nueva cocina y las puertas traseras de su casa tuvieron que ser reemplazadas despues de que la policía y agentes de inmigración federal las rompieran durante una redada el invierno pasado. Los oficiales redaron al amanecer, a la casa que su familia comparte con otros inmigrantes Hispanos.

Ella pidió que no se usara su nombre porque teme que sea deportada. Comunicándose através de un traductor, mencionó que un agente federal empujó a su hija de 15 años que estaba parada cerca de las escaleras. La jóven llevaba ocho meses de embarazo, y se movía lentamente con sus tobillos hinchados.

"Estúpido, estúpido," le acusó la madre al oficial de la policía en español, "Acaso no podía ver que su hija estaba embarazada?
La madre había violado la ley migratoria, pero los abogados dicen que los agentes de inmigración habían entrado a su hogar de manera ilegal.

La órden de redada que la policía de Norristown había obtenido sólo los autorizaba para buscar dos objetos que pertenecían a un residente anterior que ya habían arrestado por un crímen. La órden no decía nada que permitiese a los agentes de inmigración (ICE), de solicitar documentacio o las "green cards" de los demas residentes.

"Después de aquél encuentro, mi hija estuvo seis horas en el hospital," dijo la mujer. "Antes de que nos fuéramos, los oficiales me dijeron, 'Te vamos a estar observando.'"

Aunque nadie la acusó o a otros en la casa de ningún crímen, la agencia de inmigración había ordenado a que todos fueran deportados.

Su abogado de inmigración, Brennan Gian-Grasso, indica que ICE ha invertido mucho tiempo y muchos recursos en establecer relaciones con departamentos de policía a nivel local, incluyendo la vigilancia de los que estan encarcelados . El proposito declarado es de deportar a personas peligrosas.

"Si todos ellos fueran criminales, si todos fueran miembros de pandillar, OK, creo que éso sería algo que todo el mundo apoyaría. Pero ése no es el caso. Los números no lo indican," dijo Gian-Grasso. "Porqué estamos gastando todo ese dinero para arrestar a los que en general estan trabajando, pagando sus impuestos y contribuyendo a la comunidad, yendo a la iglesia, y con niños en las escuelas?"

En Norristown, botar basura al piso, beber en público, y estar en el lugar equivocado en un momento equivocado pueden, segun dicen tanto inmigrantes como abogados llevar a una deportación.

El jefe anterior del departamento de policía de Norristown, Russell Bono, habló con WHYY antes de su jubilación en Febrero (su reemplazante permanente aún no ha sido anuncidado) y defendió la manera en que su departamento colaboro con ICE.

"Nosotros no salimos con el propósito de hacer cumplir las leyes migratorias. Simplemente no lo hacemos. Es más, tengo la orden de no preguntarle a las personas sobre su estado migratorio," dijo. "Pero si asistimos a otras agencias y oficiales de policía."

La policía local no está autorizada a aplicar las leyes federales migratorias. Pero su "asistencia" a agentes federal de inmigración puede complicar rapidamente los contactos más básicos entre la policía de Norristown y los inmigrantes.

Los problemas de infraciones menores

Norristown tiene una trayectoria historica típica de Pennsylvania – un pueblo que en un momento dado fué de clase trabajadora y que ahora sufre de la pobreza y del crímen violento. Los oficiales del departamento de policía, quienes son principalmente blancos, también se encuentran bajo mucha presión por parte de los antiguos residentes de responder a quejas como el ruido y de otros aspectors de calidad de vida.

"Tenemos una población bastante grande de jóvenes que están casi en edad de ir a la universidad," explicó Douglas Avilesbernal, el pastor en la iglesia Calvary Baptist de Norristown, describiendo a uno de los escenarios más comunes que inician un caso de deportación.

Dice que los jóvenes inmigrantes reciben sus pagos en efectivo, lo que los convierte en víctimas frecuentes de robos y asaltos.

"Si van a un bar, a menudo son atacados al regresar a sus casas, por otros jóvenes que no tienen nada que hacer. Así que una de las cosas que suelen hacer es que compran muchas cervezas y luego las beben en sus porches. Alguien llama a la policía y cuando llegan suelen arrestarlos en vez de pedirles que sean menos ruidosos, o de decirles que si van a beber, que lo hagan dentro de sus casas."

El año pasado, la policía de Norristown acusó a 1,002 personas de subvertir el órden público o de embriaguez pública. Norristown tiene una población de tan sólo 34,000 personas. De acuerdo a datos de crímenes publicados por la Policía Estatal de Pennsylvania, la policía en Norristown tienden a detener a más personas que en muchos otros departamentos de policía. La mitad de éstas violaciones terminaron en arrestos. A lo largo del condado, la proporcion de arrestos causadas por esas violaciones fué justo bajo10 por ciento. Más a menudo, la policía envía a las personas a sus casas con una infracción.

Una vez en la estación de policía, tan sólo tienen que aparecer las huellas digitales de alguien quien haya tenido contacto con agentes de inmigración o con la policía para que su caso llegue a la atención de inmigración.

ICE dice que no sabe cuantas personas ha deportado de Norristown, o de Pennsylvania. La agencia dice que sólamente mantiene números de deportados por region.

Los abogados alegan que la policía arrestó a personas incorrectamente

La abogada de inmigración Audrey Allen representa a un hombre que la policía de Norristown arrestó por beber cerveza en el estacionamiento de su edificio. Ella y su cliente dicen que policías de Norristown respondieron a una queja de ruido y terminaron arrestando a tres hombres que no tenían nada que ver con la queja inicial, pero quienes eran los únicos dentro de un grupo que no pudieron mostrar identificación Estadounidense.

"Parecía ser un pretexto para un arresto," dijo Allen. Unas horas despues del arresto la policía entrego a su cliente a las autoridades de ICE.

"A mí me pareció que éso fué un tipo de conflicto entre la policía de Norristown y ICE porque ningunas de las otras personas de éste grupo de 'ofensores' fueron acusadas de manera similar."

El abogado Gian Grasso, que representa a la mujer cuya casa fué invadida por la policía, dijo que el ha escuchado recuentos similares sobre la policía de Norristown por varios años. Mientras que otras comunidades con grandes poblaciones de inmigrantes también mandaron personas a ICE, "la manera en que fueron parados por la policía, y como fueron enviados desde Norristown eran frecuentemente diferentes. Las paradas de tráfico, las invasiones de hogares, cosas así, especialmente cuando no hubieron otras acciones policíacas o arrestos al mismo tiempo."

Desde 2010 hasta comienzos del 2013, la policía de Norristown envió a 36 personas , casi una persona al mes, que no estaban acusadas de ningún crímen a la cárcel del Condado de Montgomery County.

Ochenta por ciento de ellos tienen apellidos Hispanos. Las agencias responsables dan explicaciones conflictivas. Norristown los mandó a la cárcel para que sean transferidos a otras autoridades. ICE nos dijo que la mayoría eran buscados por otras agencias que no eran ICE. El Condado de Montgomery County reveló los detalles de un tercio de los deportados, y le dijo a WHYY que ICE había solicitado a las persona arrestadas.

Cuando se le preguntó a ICE si sus agentes alguna vez vieron irregularidades en los arrestos por parte de policías de Norristown, la agencia dijo que los arrestos de la policía no son su responsabilidad. Hasta hace poco, Ross Feinstein fué el portavoz regional de ICE.

"Eso no tiene nada que ver con nosotros como agencia. Aquellas son personas que están siendo arrestadas y llevadas a la cárcel con acusaciones de parte de una municipalidad local fuera del alcance de ésta agencia," dijo.

Norristown discute los cambios

El Otoño pasado, residentes de Norristown quienes trabajaban con JUNTOS, un grupo de defensa de derechos de inmigrantes, comenzaron a acusar a la policía públicamente por agredir a Latinos. En una reunión que los policías organizaron en respuesta, un oficial dijo que ella había visto a colegas quienes amenazaban a Hispanos con llamar a la agencia de inmigración. Los otros dijeron estar sorprendidos y danados por esas acusaciones.

"Queremos limpiar nuestra reputación," dijo Lt. Michael Shannon a WHYY/NewsWorks. "Desafortunadamente en el pasado hemos tenido la experiencia de uno o dos malos policías, y hemos respondido rápidamente a tales acusaciones. Todas las quejas que le llegan al jefe son investigadas por completo por el departamento."

El Presidente del Concejo de Norristown, Gary Simpson, respondió a las preguntas de WHYY/NewsWorks con la declaración de que "El Departamento de Policía de Norristown ha servido y continuará sirviendo a todos los residentes de Norristown con igualdad, responsabilidad, y profesionalismo; y continuaremos trabajando con las agencias estatales y federales así como lo es requerido por la ley."

En una reunión del concejo, cuando fué presionado por WHYY/NewsWorks sobre los arrestos de parte de policías de Norristown, se negó a responder o a dar explicaciones.

Los inmigrantes y abogados dicen que en los últimos meses han visto cambios que les dan más optimismo. Representantes municipales han participado en reuniones, y líderes dicen que de ahora en adelante, quieren cooperar con las comunidades inmigrantes de Norristown.

Los inmigrantes que ya habían sido arrestados también han visto cambios, ya que sus casos han sido transferidos a la corte de inmigración.

En la segunda parte de nuestra serie, veremos cuales son los obstaculos en una lucha en contra de una órden de deportación en la corte de inmigración.

Este reportaje fue publicado en colaboración con The Investigative Fund of The Nation Institute, con apoyo adicional del Fund for Investigative Journalism.